Newsletter

Consentimiento de privacidad *
For privacy reasons Twitter needs your permission to be loaded. For more details, please see our Política de Privacidad.
I Accept

Sobre el autor

Gestora de comunicación - África es licenciada en Traducción y Cultura con mención en chino por la Universidad Autónoma de Madrid (ES), MBA por ICEX-CECO y UIMP (ES) y Máster en Marketing Digital por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). También realizó cursos de negocios e idiomas en la Universidad de Pekín (China) y trabajó en el Departamento de Promoción Agroalimentaria de la Oficina Comercial y Económica de la Embajada de España en Pekín (China). A lo largo de su experiencia educativa y profesional en el ámbito internacional, ha desarrollado una gran pasión por la creación de contenidos, el desarrollo empresarial, el marketing digital y los procesos creativos.

Las tecnologías y procesos de automatización juegan un papel clave en uno de los últimos informes publicados por la FAO en 2022: El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2022. Desde sistemas globales de navegación por satélite, producción de cultivos automatizada, máquinas autónomas, robots de deshierbe, drones, alimentación automatizada y tecnologías de monitoreo hasta la agricultura de precisión; la tendencia de automatización es clara en la ganadería, acuicultura, gestión de cultivos y silvicultura.

“El sector está experimentando un profundo cambio tecnológico a un ritmo cada vez más rápido” FAO. 2022. El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2022. Aprovechar la automatización de la agricultura para transformar los sistemas agroalimentarios

El informe presenta la automatización agrícola como el resultado natural de más de dos siglos de cambios tecnológicos en todo el mundo, y destaca su potencial para contribuir a la transformación de los sistemas agroalimentarios, haciéndolos más eficientes, productivos, resilientes, sostenibles e inclusivos en los próximos años.

Automatización agrícola por sector:

La automatización agrícola y su evolución

La FAO define la automatización agrícola como: “el uso de maquinaria y equipo en las actividades agrícolas para mejorar el diagnóstico, la toma de decisiones o la ejecución, reduciendo
el trabajo agrícola pesado o mejorando la puntualidad, y posiblemente la precisión, de las actividades agrícolas.”
Con el tiempo, la automatización agrícola ha evolucionado y tomado diferentes formas, afectando el nivel de participación requerida de los humanos en estos procesos:

  1. Diagnóstico en el punto de partida,
  2. Toma de decisiones en base al diagnóstico
  3. Realización de operaciones agrícolas.
La evolución de las tecnologías agrícolas y la automatización a lo largo del tiempo:

La relevancia de la automatización agrícola: oportunidades y desafíos

Como sugiere el título del informe, aprovechar la automatización en la agricultura puede resultar difícil: la automatización agrícola viene con su propio conjunto de beneficios y desafíos. Por un lado, la automatización tiene un gran potencial para lograr una mayor eficiencia, productividad, sostenibilidad y resiliencia, al tiempo que protege el medio ambiente y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: ODS 1 (Fin de la pobreza) y ODS 2 (Hambre cero). Sin embargo, también puede profundizar las desigualdades si las nuevas tecnologías no son accesibles para los pequeños productores, los países o regiones menos desarrollados u otros grupos marginados (como las mujeres y los jóvenes en general).

Antes de la fase de automatización digital, la mecanización motorizada era clave para la transformación agrícola en todo el mundo; sin embargo, la adopción fue muy diferente entre países y regiones desarrollados y no desarrollados, un ejemplo del riesgo que se enfrenta una vez más en esta última era de automatización por venir. Por tanto, la mecanización motorizada (por ejemplo, tractores) seguirá desempeñando un papel relevante en los próximos años (junto con la automatización), especialmente para los productores más pequeños o en áreas menos desarrolladas.

Los impactos de la automatización agrícola en el empleo varían según el contexto. Donde los salarios aumentan y la población rural disminuye (principalmente en los países desarrollados), la automatización puede ser la respuesta a un desafío socioeconómico serio, ayudando a trabajadores cualificados jóvenes a encontrar un lugar en el mercado laboral. Por otro lado, donde los salarios son bajos y la mano de obra abundante, el desempleo se convierte en un riesgo sustancial.

El modelo de negocio de la automatización agrícola para 2023

El uso de tecnologías de automatización digital está creciendo, pero principalmente en países de altos ingresos. Como resultado, el modelo comercial aún no está maduro y la mayoría de las tecnologías se encuentran en una fase de prototipo.

Los factores clave para la adopción de estas nuevas tecnologías de automatización disruptivas son, en primer lugar, la conciencia de la capacidad de una solución para realizar operaciones agrícolas con éxito y, en segundo lugar, la capacidad de los agricultores para manejar la solución. Hasta el momento, el analfabetismo digital, la renuencia al cambio o la competencia limitada en el mercado han sido identificados como los obstáculos más frecuentes enfrentados.

Disponibilidad de mercado de la automatización agrícola en diferentes sectores:

Principales conclusiones y recomendaciones de la FAO

En resumen, la perspectiva para 2023 (y los próximos años) para el sector agroalimentario deberá tener en cuenta el papel de la automatización agrícola:

  1. La automatización cambia la forma en que los humanos participan en las operaciones agrícolas. Con la automatización agrícola, los humanos asumirán un rol de “monitoreo” en el uso de tecnologías: dejando los procesos de diagnóstico, toma de decisiones y desempeño a inteligencias artificiales. En cambio, tecnologías con menor grado de automatización (equipos digitales como sensores ganaderos, o equipos motorizados más sencillos) apoyan al ser humano en el diagnóstico y requieren acción en la toma de decisiones, o simplemente facilitan la realización de operaciones agrícolas.
  2. La automatización agrícola tiene el potencial de apoyar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): ODS 1 (Fin de la pobreza) y ODS 2 (Hambre cero) y aquellos relacionados con la sostenibilidad ambiental y el cambio climático.
  3. La automatización trae sus propios desafíos, principalmente relacionados con el aprovechamiento y la adopción de oportunidades por parte de todos los actores del sector (especialmente mujeres y jóvenes); y en todas partes (en países desarrollados y no desarrollados).
  4. Los impactos de la automatización agrícola en el empleo varían según la situación socioeconómica de la región o país.
  5. Como resultado del análisis, la FAO recomienda el desarrollo de políticas que fomenten un entorno positivo para la adopción de la automatización, promoviendo una automatización agrícola responsable basada en condiciones específicas del contexto. Esto es especialmente importante para los pequeños productores, las zonas menos desarrolladas y los grupos marginados (como las mujeres y los jóvenes).

“La FAO cree realmente que sin avances tecnológicos y un  aumento de la productividad, no existe ninguna posibilidad de liberar a cientos de millones de personas de la pobreza, el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición.” Qu Dongyu, Director General de la FAO.

Proyectos colaborativos de Innovarum: fomentando la innovación en el sector agroalimentario

Innovarum ha participado en un total de 11 proyectos colaborativos que abordan diferentes retos del sector. El proyecto MainstreamBIO lanzado recientemente está estrechamente relacionado con el tema de involucrar y conectar a los productores primarios a pequeña escala con innovaciones prácticas en el campo.

Revisa todos los proyectos colaborativos:

FUENTES

FAO. 2022. El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2022. Aprovechar la automatización de la agricultura para transformar los sistemas agroalimentarios.

Roma, FAO. https://doi.org/10.4060/cb9479es

Este artículo ha sido preparado por Africa Pardavila, Communications Manager en Innovarum.

Más posts